Posturas de meditación

 

Postura Correcta para Sentarse en una Silla

Elige una silla con el respaldo recto y el asiento mullido, puedes usar un cojín si lo deseas. Siéntate de forma que la columna esté separada del respaldo de la silla, así no hay presión en la columna. Pon las palmas de las manos hacia arriba en la unión de los muslos y el abdomen, lleva los hombros un poco hacia atrás para evitar que se doble la columna; al principio algunas personas encuentran esta postura un poco incómoda, pero pronto se acostumbran. Una columna recta es importante para relajarse completamente. Los músculos del cuerpo tienen que tensarse lo mínimo para ayudar a sostener tu peso, una columna doblada impide el movimiento de las energías sutiles necesario para los estados más profundos. Mantén el tórax hacia arriba y derecho. La barbilla debe mantenerse paralela al suelo.

Puede ayudarte a meditar poner una manta de lana o seda sobre la silla; los Yoguis lo recomiendan para bloquear ciertas corrientes terrestres sutiles que tienden a llevar la energía hacia abajo. La lana y la seda aíslan de estas fuerzas como el caucho aísla los cables eléctricos. Tradicionalmente, los yoguis se sientan sobre la piel de un tigre o un ciervo que ha muerto de muerte natural, pero la lana o la seda hacen casi la misma función. Coloca la manta por encima del respaldo de la silla, de forma que cubra el asiento y déjala caer hasta que termine debajo de tus pies.

Postura Correcta para Sentarse en el Suelo

Existen varias posturas que pueden usarse para sentarse, todas son igualmente efectivas. La más fácil para la mayoría de las personas es simplemente sentarse con las piernas cruzadas usando un cojín pequeño o un banquito de meditación. Recuerda que es importante mantener la columna recta, el tórax hacia arriba y la barbilla paralela al suelo. Para aquellos que tengan flexibilidad, la postura del loto se utiliza tradicionalmente para la meditación, pero asegúrate de que cualquier postura que uses te sea cómoda. Es mucho más importante mantener la mente fija en Dios que en el dolor de tus rodillas. En el suelo puedes poner una manta de lana o seda.

No se admiten más comentarios